Acudir a la llamada

COMANDO DE LLAMADA: AQUÍ o HIER

Teoría

Este ejercicio es fundamental, ya que un perro que acude a la llamada de su amo es un perro obediente y que está subordinado a su dueño y nos evitará en el futuro problemas con otras personas, animales, vehículos, etc

Este ejercicio pondrá a prueba nuestra paciencia ya que por norma general, si estamos en el parque u otro lugar de esparcimiento, llamamos a nuestro perro y en vez de acudir a nuestra llamada se va corriendo a otro lugar, cuando regresa estamos muy enfadados y le regañamos realizando una conducta negativa. Es por esto que yo realizaría este ejercicio en primer lugar.

Solamente comentar antes de empezar la práctica que el perro tiene que asociar que el venir junto a su dueño es para recibir premios o halagos que el perro discriminará positivamente, ya que si no es así se producirían conductas de desconfianza y recelo.

Práctica

Para empezar a realizar este ejercicio es necesario un collar metálico, puesto en posición móvil, una correa de adiestramiento y una cuerda larga ( ver apartado de collares y correas).

De lo que se trata en este ejercicio es de que el perro acuda a la llamada de su dueño sin titubeos, deje a otros perros, deje de olisquear etc .

Nos iremos a un parque o zona de esparcimiento en que podamos tener controlado al perro en un radio de 6 u 8 metros sin que haya obstáculos, le colocaremos el collar y atado a la anilla, en posición móvil, un extremo de la cuerda. Le dejaremos que se aleje la distancia total de la cuerda y al suceder esto llamaremos al perro diciendo primero su nombre y luego el comando de llamada (aquí o tier), hecho esto pueden pasar dos cosas:

  1. Que el perro acuda corriendo a nuestra llamada, premiándole con su pelota y seguiremos paseando normalmente.
  2. Que el perro no acuda a nuestra llamada, cuando ocurra esto lo mejor de todo será saber que tenemos al perro controlado por un extremo de la cuerda así que comprobaremos que la cuerda está casi totalmente extendida.
    Cuando suceda volveremos a repetir el nombre del perro mas el comando de llamada e inmediatamente daremos un pequeño tirón al collar del perro e inmediatamente soltaremos la presión producida y no arrastraremos el perro hacia nosotros, solamente es darle un pequeño toque de atención para conseguir que venga.
    Nada más que venga a nosotros se le premiará. En el caso de que no viniera se volvería a repetir la acción anterior.

Para ir acostumbrando al perro a este ejercicio se hará con la distancia de la correa y de la misma manera descrita anteriormente.

Una vez bien aprendido este ejercicio se podrá realizar solo con gestos, como veremos mas adelante